La esterilización es, esencialmente, impedir que puedan reproducirse (aunque no es necesariamente el único beneficio).

Existen varios tipos de esterilización:
– La esterilización quirúrgica, que supondría efectuar una vasectomía (en machos) y una ligadura de trompas o histerectomía (en hembras).
– La esterilización química, que se realiza mediante un medicamento.
– La castración, que consiste en extirpar bien los testículos (en machos), bien los ovarios (en hembras).

La esterilización quirúrgica

Hablaremos de la esterilización quirúrgica, que, como todo procedimiento, tiene sus ventajas y sus desventajas.

*Las desventajas:

– Es una cirugía con anestesia y, aunque sea una cirugía a elección (que no es por urgencia ni necesidad), por lo que el animal está presumiblemente sano y, aún así, se le hace un chequeo preoperatorio para tener la seguridad de que se puede realizar, siempre hay un mínimo riesgo cuando entramos a quirófano.
– El animal tiene que estar en reposo más o menos días, dependiendo de si es macho o si es hembra. Y aunque vayan con su collar isabelino, tendremos que estar pendientes de que no se chupen, rasquen o rocen la zona de la sutura.
– Como en todo acto quirúrgico puede haber infecciones.
– Se le puede abrir la herida si no tenemos cuidado con que no se la toque.
– Evidentemente, hay dolor, por eso debemos ser muy meticulosos en administrar correctamente su medicación postoperatoria ya que, de lo contrario, el animal tendrá que soportar ese dolor.
No es recomendable en hembras agresivas, ya que al quitarles las hormonas femeninas pueden volverse aún más agresivas.

*Las ventajas:

– Quitamos las hormonas. Para siempre.
– En los machos, si lo realizamos a edades tempranas, evitamos marcaje, evitamos que se escape cuando haya hembras en celo alrededor, lo cual es un problema ya que tanto perros como gatos son atropellados por no ver por dónde van y, además, nuestro mejor amigo puede despistarse, no saber volver y perderse.
– También se evita las peleas con otros machos por las hembras.
– Al extirpar los testículos, eliminamos la posibilidad de un tumor testicular.
– Disminuimos los problemas de próstata.
– En hembras evitamos las piometras, infecciones en el útero en gatas y perras de edad avanzada, que es algo relativamente frecuente.
– Evitamos también los tumores de mama si se hace en edad temprana.
– Al no haber ovarios, evitamos los tumores de ovarios y los de útero, que suelen ser muy dependientes de las hormonas, por lo que los eliminamos casi con toda seguridad.
– Evitamos que esa perra pueda tener descendencia no deseada.
– Evitamos la molestia del celo: la sangre por casa, que manchan, que en el paseo nos persiguen 70 perros. Todo eso se elimina.

 Teniendo en cuenta las ventajas y desventajas es evidentemente que la esterilización es más que recomendable, aunque debemos tener en cuenta ciertas excepciones, como el de las hembras agresivas, que comentábamos anteriormente y también en el caso de machos muy miedosos. En estos casos la recomendación es esperar a que el animal tenga una estabilidad mental antes de realizarlo y ser meticulosos en diferenciar cuando un perro es agresivo por miedo y cuándo es agresivo hacia otros machos. En el primer caso, la esterilización va a tener el resto de ventajas, pero no va a evitar la agresividad, ya que esta parte del miedo (y por ello es bueno esperar a que pierda ese miedo); en el segundo caso sí que vamos a paliar esa agresividad hacia otros machos.

 

piometra

Piometra en perra de avanzada edad